Calcuta UC

  • Facebook
  • Instagram

Postula del 15 de julio al 15 de agosto

Calcuta busca acompañar en el dolor a los que más sufren en Cárceles, Hospitales, Hogares y Psiquiátricos, a través de visitas semanales.

Acompañar en el dolor

 

Pilares del proyecto

Caridad

Alegría

Pobreza

Estamos comprometidos con la formación de una humanidad justa y en paz, mediante el amor a Dios y a nuestros hermanos. La caridad —virtud teologal— es una fuerza extraordinaria que nos permite el desarrollo del ser y quehacer voluntario, traducido en solidaridad diaria como acto de evangelización. Queremos mirar al otro, extender la mano y abrir nuestros corazones, descubriendo el maravilloso tesoro de la comunión.

Deseamos compartir con las personas sus profundos dolores y ansiados sueños, generando espacios de acogida alegre hacia ellos. La alegría es más que una emoción constructiva que produce bienestar:es una expresión del amor misericordioso de Dios. Al acercarnos a otra persona disfrutamos de la alegría mutua que nace, que no es otra que la alegría de amar.

Queremos acompañar a las personas más pobres, comprendiendo la pobreza no solo como ausencia o déficit de recursos económicos o materiales, sino también como carencia de amor, falta de compañía o desgaste de espíritu. A su vez, deseamos volvernos instrumentos de Dios poniendo a Su disposición nuestro ser, y experimentar nuestra propia pobreza por medio de la liberación de nuestras ataduras, del desprendimiento de las cosas superfluas, de la máscara de prejuicios y de la barrera del egoísmo.

Misión

La Madre Teresa entendió que Calcuta está en todas partes. Por eso, nuestra misión es acercarnos al Calcuta que se vive en Chile, acompañando a personas que están inmersas en situaciones de dolor, 
reconociendo su dignidad, su humanidad y dándoles esperanza a la luz de la fe. 

Buscamos descubrir en cada rincón un pequeño Calcuta, un lugar de dolor y esperanza, sirviendo, como lo hacía la Madre Teresa, a los más pobres entre los pobres. 

 

Como instrumentos de Dios, queremos reconocer en el otro a una persona con toda su dignidad y belleza, y ver en ella la viva imagen de Jesucristo. 

Visión